miércoles, 18 de abril de 2018

Ese eterno estado de alerta del ave rapaz

De repente, la nueva situación hizo que me abriera a las mujeres.
Toda la energía que había empleado para complacer a los hombres, para que me aceptaran, no me había permitido practicar ni un poco de sororidad. En cambio, una vez girado el foco, aunque a la fuerza, las que antes percibía como competidoras o eran presencias casi invisibles empezaron a ser cómplices.
Así y todo, no sabía muy bien cómo acercarme a quienes durante años había ninguneado.
La castración me permitió dedicarme a mi misma el tiempo que antes dedicaba a la caza, utilizar para mi cuidado las fuerzas que antes desperdiciaba en la conquista.
Dejé a un lado el trabajo de embrujar a los hombres y vi que tenía exceso de energía sobrante, de vital importancia para  mi cuerpo lisiado. 
Me libré de la carga de tener que estar siempre en guardia, de ese eterno estado de alerta del ave rapaz, y a diferencia de lo que había sido mi vida hasta entonces, me atreví a alimentar una relación monógama y estable. Pude percibir la garantía irreal de la lealtad, el equilibrio de la interdependencia y la protección de un compañero de viajes y emociones que me permitiera avanzar.
Intento celebrar también la pausa, la tranquilidad, la quietud y el haberme liberado de la androfilia.
Cuando menos me lo espero, siento también que bajo la piel me late la inercia de la loba que afila sus garras.

Uxue Alberdi:  Jenisjoplin
 Susa 2017


La traducción y la adaptación son mías


Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Jenisjoplin:  

Una mañana absurda
En la paz, muerta
Un antiguo sentimiento de culpa 
Una estética de la precariedad

lunes, 16 de abril de 2018

Una estética de la precariedad

Cuando alguien pretende construir una estética de la precariedad, es que su precariedad no es real.
Quien es pobre de verdad no sale a un escenario sin zapatos.
En esa elaborada imagen de pobreza hay una especie de regocijo, algo como una celebración.

Uxue Alberdi:  Jenisjoplin
 Susa 2017

  La traducción y la adaptación son mías


Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Jenisjoplin:  

Una mañana absurda
En la paz, muerta
Un antiguo sentimiento de culpa

sábado, 14 de abril de 2018

viernes, 16 de marzo de 2018

Hay remakes que matan en Zinéfilaz

La femme infidèle
Claude Chabrol 

Francia 1969

Unfaithful
Adrian Lyne

EEUU 2002
 











Hoy publico en Zinéfilaz un articulito sobre un remake criminal: el de un film de Claude Chabrol, La femme infidèle, criminal como casi todos los de Chabrol, devenido en Unfaithful  por obra y gracia de Adrian Lyne.

De Claude Chabrol a Adrian Lyne la distancia es infinita, sideral, lo sé; cuantitativa y cualitativa. Así y todo, vamos a darle un poco de canchita y a contar alguna cosa de ambos filmes. Pero eso será en Zinéfilaz, amigas. Nos vemos allí.

lunes, 5 de marzo de 2018

Un antiguo sentimiento de culpa

Circula por mis venas
un antiguo sentimiento de culpa,
un ansia de castigo, una íntima dialéctica con el verdugo.
Es el mismo juego
al que juego
con la vida:
castígame, le digo, pero antes
mediremos nuestras fuerzas.
Pondremos en juego carne, sudor y sangre.



Uxue Alberdi:  Jenisjoplin
 Susa 2017
La traducción y la adaptación son mías

jueves, 1 de marzo de 2018

En la paz, muerta

Me siento viva en la lucha; en la paz, muerta. Por eso busco la violencia, porque me libra del apaciguamiento, de la quietud, del silencio. Porque me recuerda que tengo un cuerpo y que es mío. 
Me atrae la violencia. Me siento interpelada por ella. Siento que me llama por mi nombre. Muchas veces he provocado yo el enfrentamiento: con los profesores, con los clientes del bar, con la policía, con los médicos, conmigo misma. Cuando reto a la autoridad soy mi yo más yo.
La violencia no me es ajena, no es rechazable, sino un modo más de comunicar. Es algo que está ahí: en nosotros, con nosotros. No me repugna hasta el desprecio. Diría que la comprendo. Mucho peor me parecen la repulsa, el desdén, el rechazo tácito.

Uxue Alberdi:  Jenisjoplin
 Susa 2017
La traducción y la adaptación son mías

miércoles, 7 de febrero de 2018

Una mañana absurda



Era una mañana absurda, 
como precedida de un flechazo amoroso o de una pérdida inesperada.
Yo conmocionada y el cielo y la tierra, en cambio, impasibles, vulgares,
ajenos a mi estremecimiento,
en total discordancia
con la propia realidad,
en feo contraste mutuo,
como si el amanecer quisiera
negar la muerte y la muerte,
el amanecer.

Uxue Alberdi:  Jenisjoplin
 Susa 2017
La traducción y la adaptación son mías